Blog

La mujer soltera colombiana

La mujer soltera colombiana

admin

Marzo 23rd, 2017

No comments

Por: Cindy Bonilla

Twitter: @CinBg

Según un estudio del año 2014 sobre la familia, Colombia es el país que tiene más madres solteras en el mundo. No hay porque dudar, la realidad del día a día se hace perceptible. Los embarazos en jóvenes menores de 15 años es elevado, el bajo nivel de oportunidades para ingresar al sistema educativo es supremamente complejo. Si bien tenemos un par de universidades públicas y un Servicio Nacional de Aprendizaje (SENA) -como educación complementaría- no es suficiente, la demanda es bastante elevada y la oferta mínima.

Existen varios establecimientos que dan total apoyo a las madres cabezas de hogar, pues en un mundo en el que la responsabilidad es evadida por los padres –género masculino- es necesario que este tipo de apoyos se den en un contexto que carece de oportunidades para las minorías, sobre todo para madres solteras.

Sin embargo, hay que resaltar que la mujer colombiana se caracteriza no solamente por sus curvas caribeñas, por su sazón en la gastronomía, por su humor o su sonrisa inigualable. Ciertamente la mujer colombiana se caracteriza, también, por ser una mujer fuerte, luchadora, con convicción, reflejo que deja dilucidar el esfuerzo de la mayoría de jóvenes estudiantes que ingresan a la educación superior que para culminar sus estudios. Trabajan, diseñan, inventan, venden, ejercen cualquier actividad económica que les permita salir adelante con sus estudios.

Este es el caso de dos mujeres bogotanas que promedian entre los 30 y 33 años. Una de ellas es Martha, una mujer joven, y que jocosamente cuando se le pregunta la edad responde con humor: “tengo 19 años”, pues de ninguna manera aparenta sus 30 años. Martha es alta, de pelo castaño oscuro, con cuerpo sutilmente robusto, se graduó del colegio cuando tenía 18 años e ingreso luego a estudios terciarios y posteriormente a la universidad en la que se recibiría de diseñadora gráfica.

Sus primeros trabajos pasan por publicidad y una fábrica de envases, luego ingresaría a un par de agencias para ejercer su profesión y en una de ellas se encuentra ahora. Nunca se ha sentido menospreciada en su trabajo por ser mujer, pero sí siente que le pagan mal, –aunque aclara que es algo normal en el país- y tiene razón, habría que poner como ejemplo el sueldo mínimo al que cualquier colombiano se le paga por una jornada laboral normal de 8 horas, aunque en varios casos se exceda.

Expresa con completa tranquilidad que no se siente agredida por sus compañeros de trabajo. Lo considera un ambiente laboral sano y le ha permitido cobrar experiencia, ejercer su profesión y sobre todo trabajar a gusto. Aunque ahora se encuentra en una posición estable, afirma que siempre se debe aspirar a más, pero son cosas que van llegando con el tiempo. Trabaja de lunes a viernes en una jornada que se extiende en muchos casos al normal de una oficina, pero tiene libres los fines de semana. Ese tiempo lo dedica a trabajar en proyectos independientes, a descansar con su familia, y una que otra vez, puede salir y asistir a eventos sociales.

Otro claro ejemplo es Camila, tiene 33 años, madre soltera, oficio que ha venido experimentando alrededor de año y medio desde que nació su hijo, Jorge. Cuenta con el apoyo de su familia al encontrarse en una situación sentimental complicada, la cual le impidió seguir con su matrimonio. Es una mujer soltera, de muy baja estatura, mide aproximadamente 1,50. Cabello castaño claro y de una contextura corporal muy delgada que la hace ver de menor edad. Se graduó de un colegio femenino y posteriormente ingreso a hacer una tecnicatura en secretariado que le ayudaría más adelante a cumplir su sueño, el de ser una psicóloga. Desea seguir sus estudios y complementar su carrera con una maestría en neuropsiquiatría.

Su último trabajo fue en diciembre en una institución en la que llevaba alrededor de 5 años ejerciendo su profesión en términos de prestación de servicios, un sistema engañoso, la trabajadora o trabajador se termina ganando a veces menos de lo que debería por una jornada pesada de más de 8 horas.

Trabajar con niños con alguna limitación no es fácil, sin embargo es un trabajo que a Camila la hace feliz y le llena por completo, aunque aclara, mencionando que sus trabajos han estado íntimamente inmiscuidos con las carreras que ha ejercido, inicialmente como secretaria y posteriormente a ejercer su profesión, tiene bastante tiempo libre para disfrutar y aprovechar con su hijo, pero también de construir y trabajar por una firma independiente de psicólogos que con el tiempo espera que prospere. Por ahora trabajará con el estado, una oportunidad que le implica salir de la ciudad, y aunque no es un contrato a termino indefinido, obtendrá una experiencia mayor en su campo laboral.

Sin duda alguna estos son claros ejemplos de cómo se desenvuelve la mujer colombiana y bogotana, soltera, trabajadora y también dispuesta a cumplir sus sueños profesionales. Es evidente que en un país como Colombia, para nadie es fácil salir adelante y sobre todo cumplir los sueños de ser profesional, en muchos casos hay que renunciar a unas determinadas cosas, partiendo de las relaciones sociales, trabajos informales, estudios en el día, entre otros, para llegar a cumplir con lo que se desea.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

ChatClick here to chat!+
Menú Principal